20 Mini Hábitos para Lidiar con la Ansiedad

La ansiedad al igual que el estrés, causa estragos en la salud de tu cuerpo, especialmente en el intestino, el cual está íntimamente ligado a las emociones.  Por ello controlar tu ansiedad se verá reflejado en la salud de tu microbioma.

 

Quiero mostrarte cómo, incorporando pequeños hábitos en tu día a día harán que sumados mejoren sustancialmente tu calidad de vida y te ayuden a lidiar con la ansiedad. Selecciona tres y llévalos a cabo. ¡Lleva tu registro!

 

1. Haz 3 respiraciones profundas cada vez que laves tus manos. Con 5 días de hacer esto, te aseguro que posteriormente lo harás en automático y tendrás estos momentos de estar completamente presente a lo largo de tu día.

2. Date un baño con agua caliente. El agua es maravillosa, relajará tus músculos y purificará tu mente.

3. Escribe en un papel o en un documento en blanco absolutamente todas las cosas que te preocupan. El sólo hecho de sacarlas de tu sistema y ponerles un nombre, puede ser un gran alivio.

4. ¡Toma suficiente agua! A veces la ansiedad es sólo deshidratación.

5. Apaga las luces y enciende una vela.

6. Escribe diariamente las 3 cosas más satisfactorias y las 3 más frustrantes de tu día. Con el tiempo podrás ver patrones de lo que te estresa y lo que te hace feliz.

7. Toca a tu pareja, da abrazos con frecuencia.

8. Trata de conocer y conversar con gente en los lugares que visitas con frecuencia: la cafetería, el supermercado, el gimnasio. Aprende sus nombres y salúdalos cada vez que regreses.

9. Toma un poco de sol, absorberás vitamina D.  Otórgate tiempo a solas, tiempo que sea sólo para ti. Puede ser leyendo un libro, disfrutando del aire libre y la naturaleza.

10. Date un ligero masaje en los brazos, manos, piernas y pies con una loción con un aroma calmante como la lavanda.

11. Limpia tu espacio, tu casa, tu habitación tu oficina. Limpiar puede ser realmente catártico.

12. Prueba usar aceites esenciales que te proporcionan calma como lavanda, salvia. Aquí puedes encontrar efectivas estrategias para empezar a utilizarlos y sacar el máximo provecho de ellos.

13. Haz ejercicio por lo menos durante 21 minutos para que te proporcione alivio contra la ansiedad. El yoga también es buenísimo.

14. Reflexiona sobre una situación difícil que hayas superado en el pasado.

15. Cambia tus sábanas, tu almohada y asegúrate de que tu colchón sea realmente confortable. La idea es que tengas un lugar tan cómodo como el cielo.

16. Escucha música que te guste y te relaje.

17. Haz una lista de las 10 cosas por las que te sientes agradecido.

18. Consume alimentos ricos en aceite Omega 3 como el salmón, atún, brócoli, espinaca, albahaca, orégano. Estos están ligados al decremento de ansiedad y depresión.

19. Perdona. Deja ir.

20. Abraza el estilo de vida minimalista.

¡Checa la infografía que preparé! Si te gusta, compártela!
Infografia

Me equivoqué, ¿cómo me levanto y sigo adelante?

Nadie aprende sin fallar.

En un mundo donde se espera que seamos impecables, perfectos físicamente y con vidas ideales, los errores no son permitidos, al contrario, son castigados. Pero me pregunto ¿quién aprende sin fallar? Esta sociedad nos dice: No te equivoques, porque si te equivocas tendrás que castigarte, ¿cómo? Insultándote a ti mismo, y lo más común: sintiéndote culpable y avergonzado por lo sucedido. Entonces te conviertes en tu propio verdugo, el más implacable.

Hay situaciones que no se solucionan con pasar de página y seguir como si nada. A veces no puedes continuar porque la culpa o la vergüenza pesan demasiado como para levantarte. Tienes una sensación de querer silenciar tu voz interior. Pero ese gran malestar que te impide avanzar es una herramienta interna que te permite tomar consciencia y reflexionar sobre lo sucedido.  Progresar y aprender de las equivocaciones y hacerlo sin dañarte, sin sentirte avergonzado y culpable, incluso cuando los resultados no eran los que perseguías o si en el camino lastimaste a otros. No es el fin del mundo, pero será muy importante lo que hagas después de haber cometido el error, sobre cómo manejes las secuelas.

 

La culpa y la vergüenza son funcionales cuando tienen la misión de hacerte analizar tus conductas y sacar un aprendizaje del error cometido. La culpa es sana cuando te invita a ser responsable y aceptarla, a decir «Me equivoqué», no a silenciarla o adormecerla en conductas nocivas. Para que estas emociones no te frenen y puedas seguir adelante debes pasar por un proceso que he llamado de las “Cinco R’s”: Responsabilidad, Remordimiento, Reflexión, y finalmente Remedio y Resolución. ¡No te saltes ningún paso, cada uno es importante!

 

Primer paso RESPONSABILIDAD: Responsable más que Culpable

Aunque parece una insignificancia, marca una diferencia muy importante dentro y fuera de ti.  No te culpes, responsabilízate del error, acepta que cometiste una equivocación, no rechaces el malestar. La aceptación es el primer paso para sanar. Honestamente acepta que te equivocaste, acepta que “la regaste”, acepta que ya no puedes cambiar los resultados. No hay marcha atrás. Sentirte responsable te hace consciente del dolor y te da poder de manejar las consecuencias.

 

Segundo paso REMORDIMIENTO: Atraviesa tu propio duelo

Ve el lado positivo de sentirte mal. Ese malestar que estás sintiendo, sé que no es nada agradable, pero demuestra que te has adentrado profundamente en tu interior, incluso puede demostrar empatía y comprensión cuando con tu error has dañado a otras personas.  El sentirte mal te permite arrepentirte, aprender y desear modificar tu conducta. Esta emoción te lleva a la acción. Tampoco te estanques en tu error al punto de dañar tu salud física y emocional. Respira hondo, trata de encontrar la calma, ¡no es el fin del mundo! Eres humano y los humanos nos equivocamos constantemente. Está bien “regarla” de vez en cuando.

Tercer paso REFLEXIÓN: Perdónate y pide perdón

Da un paso hacia atrás, date un respiro y toma una perspectiva objetiva de la situación. Puede servirte pensar en que “pudo haber sido peor”.  Sal momentáneamente del ambiente donde se propinó el error: casa, oficina, etc. Toma un paseo de 15 minutos y recupera tu enfoque y tus energías. Reflexiona en que hiciste lo mejor que pudiste en el momento, lugar y circunstancias en las que estabas, en tu “aquí y ahora”. Quizás no conocías o no mediste las consecuencias que tus actos tendrían. O simplemente no sabías lo que iba a pasar porque no era posible saberlo. Además seguramente buscabas un resultado positivo, era un intento por satisfacer una necesidad propia o de otros. Esto no trata de buscar justificaciones, pero sí de darte cuenta de que tu objetivo no era lastimar o salir lastimado. Entonces, perdónate a ti mismo y sé autocompasivo, genuinamente y desde el fondo de tu corazón, verás que es realmente liberador.

Una vez hecho eso y si aplica a la situación, estás en condiciones de pedir disculpas a quienes hayas lastimado con tu equivocación.  Permanecer indiferente es insultante para las personas lastimadas e implica que no te importa. Entonces, demuestra arrepentimiento. Elige el lugar y el momento adecuado para disculparte y mantén el enfoque en ti, no en las situaciones o personas externas. De preferencia hazlo personalmente. Si por alguna razón ya no te es posible dialogar con quienes has dañado, has un acto simbólico. Por ejemplo escribe una carta.

 

Cuarto paso: REMEDIO y RESOLUCIÓN.

Si has seguido todos los pasos de este proceso, en este momento tus actos ya no parten desde la culpabilidad o la vergüenza, aunque aún puede haber tristeza profunda por lo que pasó. Estás en condiciones de gestionar las consecuencias de tus actos y tratar de resarcir los daños que hayas causado. Verifica específicamente cuál fue tu error y declara cómo remediarás la situación. Equivocarnos es inevitable, asegúrate de que no vuelva a ocurrir haciendo una resolución o un plan, algo así como “Limpiar el desastre y seguir adelante”. Finalmente termina con gratitud, pues en este camino cada experiencia intenta enseñarte algo que requieres para fortalecerte.

 

El día que dejas de cometer errores, dejas de intentar y de crecer

Es completamente humano cometer errores, pero lo que te hace una gran persona es cómo te recuperas de ellos y te aseguras de no lastimar a las personas de nuevo. Así que empecemos a cambiar nuestra actitud hacia nuestras equivocaciones, ¡celebremos los errores! De otra manera dejaremos de correr riesgos.  Además siempre pueden surgir cosas buenas o positivas de ellos, como la Torre de Pisa, que nunca se pretendió que fuera una torre inclinada. Te recomiendo ponerte en marcha cuanto antes con estas acciones después de haber cometido un error.

Cuéntame qué haces cuando te equivocas, ¿te quejas? ¿Culpas a otros? ¿Te sientes mal? O lo que es peor, ¿te rindes?

 

Fuentes:

http://www.lifehack.org/articles/productivity/dont-panic-5-things-when-youve-screwed.html

http://dariusforoux.com/what-to-do-when-you-screw-up-badly/

https://familias.com/6575/4-pasos-para-reparar-el-dano-emocional-que-le-hemos-causado-a-otra-persona

http://rumbointerior.com/me-equivoque-lo-siento-te-sientes-culpable-cuando-te-equivocas/

 

NOTA LEGAL

Aún y cuando me encanta ofrecerte esta información, vivimos en una sociedad litigiosa donde es necesario agregar esta nota legal:

Todo el material presentado aquí está pensado en usarse en propósitos educacionales solamente. Las menciones hechas acerca de productos, suplementos o tratamientos no han sido evaluadas por la Administración de drogas y alimentos (FDA). La información presentada aquí no pretende ser usada como tratamiento, cura o prevención de cualquier condición o enfermedad. Por favor, consulta con tu propio doctor antes de hacer cualquier cambio en tu dieta, rutina de ejercicios o estilo de vida. 

© 2017 Integrative Nutrition,Inc. | Reprinted with permission

8 Pasos para Soltar, Dejar Ir y Seguir Adelante

¿Tiendes a aferrarte al pasado, al resultado, a un hábito, a cosas o a situaciones? Requiere de mucha fortaleza aprender a dejar ir algo que ya no funciona en tu vida, llámese una relación, un trabajo, algo material, que sólo es una distracción para fines más profundos e importantes, y que absorbe tu energía, tiempo y enfoque. Además estos apegos pueden representar enormes cargas emocionales que no te dejan avanzar.

Por ello he formulado una lista de 8 pasos que te ayudarán a soltar y dejar ir. Te advierto que no es fácil, pero harán un cambio en tu vida simplificándola y volviéndola más plena. ¡Manos a la obra!

 

Paso 1. Acepta y Agradece

Muchas veces hacemos las situaciones o problemas más grandes o más graves en nuestra mente de cómo realmente sucedieron. Les inyectamos mucha energía, lo que nos mantiene molestos, tristes o llenos de culpa y remordimiento. Así que corta eso, y analiza las experiencias tal cual son, lo más objetivamente posible. Recuerda que siempre tienes tres opciones: Alejarte, Cambiar o Aceptar. Cambia tu percepción e identifica lo que la situación está tratando de enseñarte. Las oportunidades a veces aparecen disfrazadas de adversidades. Aprende la lección y ya no necesitarás la experiencia. Finalmente agradece a la vida por todo lo que te dejó esa etapa.

Paso 2. Perdona, empezando por ti mismo

En lugar de reproducir en tu mente esa discusión o diálogo una y otra vez, opta por perdonar. ¿Te equivocaste? ¿No lograste tu meta? Perdónate. Eres un ser humano y tienes derecho a errar, ¡todos lo hacemos! ¿Te hicieron daño? Perdónalos. Si pusiste en práctica el primer paso que es la ACEPTACIÓN, perdonar te será mucho más sencillo. Otro consejo: llora si sientes deseos de hacerlo, está comprobado científicamente que se liberan sustancias nocivas para el organismo que se acumulan debido al estrés. El ejercicio físico también es excelente para soltar sentimientos.

 

Paso 3. Enfócate aquí y ahora en lo que si puedes controlar

En vez de estresarte, preocuparte y drenar tu energía en cosas, situaciones o personas que no están bajo tu control, mejor pregúntate ¿En qué puedo enfocar mi energía, mis conocimientos y mi tiempo para lograr cambios positivos y progresos en mi vida? Canaliza tu energía a una acción positiva inmediata. ¿Qué acción puedo realizar hoy que me acerque al resultado que quiero alcanzar? Te recomiendo practicar el Mindfulness e integrarlo a tu rutina diaria. También enfocarte en pequeños pasos diarios hará que tomes cada paso dado como un micro-resultado.

 

Paso 4. Haz una Introspección

Reconoce tus capacidades, de ser independiente, de ser libre y tomar tus propias decisiones. Presta atención a tus propias necesidades. Conócete profundamente, intenta conductas distintas, relaciónate con la vida de manera diferente. ¡Y deja las expectativas! pues normalmente conducen a la decepción. Las relaciones con los demás parten del interior por ejemplo:

Quiero que mi hijo me respete.

Enfoque hacia el exterior: «Tú eres grosero, tú no eres considerado, tú me gritas.»

Después de hacer una introspección, nuestro enfoque sería de la siguiente manera:

«Yo no permito ese trato, yo no permito que me hables así.»

Cuando el enfoque es del interior hacia el exterior, los resultados son más efectivos.

 

Paso 5. Reconoce y reemplaza esos sentimientos de miedo, impotencia y vulnerabilidad

Cuando estás apegado a alguien, a un resultado o a una cosa material se trata más del miedo a perderlo (o a no obtenerlo) que del amor que le puedas tener. Reemplaza esos sentimientos por otros más esperanzadores. No puedes controlar todo lo que te sucede, pero sí decides tu actitud frente a cada situación.

 

Paso 6. Recuerda que Todo es Transitorio

Si! Nada es Permanente, ¡incluyéndonos! Las pérdidas son parte de la vida. Mantén esto en mente y ¡disfruta el proceso! Está comprobado que la planeación de un viaje o unas vacaciones da tanta felicidad como el viaje en sí mismo, ¡sin siquiera moverte de tu lugar! Así que sé feliz porque está lloviendo, porque está soleado, por estar con tus hijos o con tu pareja, por tu mascota, por el chocolate, por todas las cosas sencillas que te da la vida hoy.

 

Paso 7. Da incondicionalmente

Da generosamente y sin miedo de que no regrese. Es la mejor manera de ejercitar el Desapego. No tienen que ser cosas materiales, puede ser tu tiempo, tu amor, tus experiencias y conocimientos. Hacer voluntariado es una gran manera de dar y compartir, ¡pruébalo!

 

Paso 8. ¡Suéltalo! ¡Déjalo ir!

Y el último paso es Soltar. Déjalo ir, sigue avanzando y confía. Soltar es un acto de amor, compromiso y responsabilidad. La vida continúa, todo es evolución y no necesitas cargas innecesarias. Dijo Thich Nhat Hanh: “La cantidad de felicidad que tienes depende de la cantidad de libertad que hay en tu interior.” El desapego es liberador, ¡Let it go!

 

Fuentes

http://www.huffingtonpost.com/joyce-marter-/21-ways-to-let-go-free-yourself_b_5649680.html

http://www.positivityblog.com/index.php/2015/02/26/let-go-less-pain/

http://tinybuddha.com/blog/how-to-let-go-of-a-past-relationship-10-steps-to-peacefully-move-on/

http://tinybuddha.com/blog/40-ways-to-let-go-and-feel-less-pain/

http://www.enplenitud.com/ejercitando-el-desapego-emocional.html

 

NOTA LEGAL

Aún y cuando me encanta ofrecerte esta información, vivimos en una sociedad litigiosa donde es necesario agregar esta nota legal:

Todo el material presentado aquí está pensado en usarse en propósitos educacionales solamente. Las menciones hechas acerca de productos, suplementos o tratamientos no han sido evaluados por la Administración de drogas y alimentos (FDA). La información presentada aquí no pretende ser usada como tratamiento, cura o prevención de cualquier condición o enfermedad. Por favor, consulta con tu propio doctor antes de hacer cualquier cambio en tu dieta, rutina de ejercicios o estilo de vida. 

© 2016 Integrative Nutrition,Inc. | Reprinted with permission