Logo
Saturday, June 3rd, 2017

3 maneras en que tu dieta pone en riesgo tu salud

Ale Cortés

Como lo he sostenido siempre, hacer dietas muy restrictivas,  con poca variedad de alimentos o dietas milagro, puede traer muchos problemas para tu salud. Y arriesgar tu salud por perder peso nunca será un buen trato.  Otro punto importante sobre las dietas y porqué fracasan es que te comprometes a seguirlas por algunas semanas o meses hasta que logras tu meta de perder los kilos que te propusiste, e inmediatamente después regresas a tus viejos hábitos alimenticios que fueron los que te llevaron a pesar lo que pesabas. Entonces esto se vuelve un cuento de nunca acabar, un círculo vicioso que te deja mal física, mental y emocionalmente. La realidad es que el sobrepeso es un síntoma de que algo no anda bien, por ello primero debes preocuparte por tu salud, estar saludable para poder perder peso.

Para esto te invito a cambiar tu estilo de vida, a hacer un cambio de hábitos, algo que si podrás mantener por el resto de tu vida y que te hará sentirte y verte increíble, sano y lleno de energía!

Primero quiero que revises tu alimentación y que evalúes sinceramente si lo que estás haciendo para perder peso pone o no en riesgo lo más importante: tu salud. Contesta SI o NO a las siguientes afirmaciones:

1. Llevo una dieta en la que consumo pocas grasas (dieta low-fat).

Si respondiste que sí, te aconsejo revisar qué grasas estás dejando de consumir pues no todas las grasas son iguales, incluso algunas son necesarias para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Según encuestas el 80% de las dietas presentan deficiencias en ácidos grasos esenciales. El no ingerir grasas naturales en cantidades suficientes te producirá cansancio, mal humor, hambre constante y te sentirás incapaz de mantenerte firme cuando tengas antojos. Las grasas saludables ayudan al cuerpo a regular las hormonas, especialmente la insulina. Entonces. como verás tiene muchos beneficios incluirlas en tu alimentación.

2. Llevo una dieta sin carbohidratos (dieta cetogénica).

Consumir cero carbohidratos no es bueno ni para todos ni a largo plazo, dependerá muchísimo de tu estilo de vida, que tanta actividad física realizas, tu estado de salud en general, entre otras cosas. La falta de carbohidratos se puede traducir en pérdida de la energía, sensación constante de fatiga y descenso en la capacidad de concentración mental. Los carbohidratos se encuentran en comidas tan llenas de nutrientes como frutas, legumbres, incluso en superalimentos como la quinoa, con gran aporte de proteína de origen vegetal. Entonces también te estarás perdiendo de vitaminas y minerales esenciales. Quizás también se presente estreñimiento por el bajo consumo de fibra. Otra desventaja es lo difícil que puede ser adherirse a este tipo de dieta pues restringe alimentos de consumo popular como frutas, algunas verduras, cereales, panes y legumbres.

3. Llevo una dieta vegetariana o vegana.

Existen muchos niveles de vegetarianismo, pero a grandes rasgos este tipo de alimentación evita productos de origen animal, incluyendo lácteos y huevos. Una de las grandes ventajas de esto es la abundancia de fibra. Pero cuidado, unas papas fritas puede que sean vegetarianas pero no por eso saludables. La simple eliminación de productos provenientes de animales no garantiza que se van a ingerir alimentos sanos y nutritivos. Además, las carnes de alta calidad proporcionan beneficios nutricionales difíciles de sustituir, por ello es importante tener cuidado con las deficiencias y consumir suplementos si se sigue este tipo de alimentación.

No seas radical. Tu salud es prioridad.

Podría seguir con cientos de afirmaciones sobre lo que se suele hacer y las dietas que se siguen cuando se quiere perder peso. Mi postura es que en vez de hacer dietas cambies de hábitos para hacer tu estilo de vida más saludable.

Te recomiendo que tu alimentación:

Sea sostenible en el tiempo. Si la restringes demasiado no será llevadera. Además la pérdida de peso rápida y brusca altera tu organismo, volviendo insostenible la estrategia. Ten paciencia, se persistente, claro  y realista con la meta que te pongas.

Contenga todos los grupos de alimentos para que sea variada y equilibrada. Si se elimina algún grupo de nutrientes (como las grasas o los carbohidratos) puede ser peligrosa. Estudios hechos con dietas famosas demostraron que menos del 10% cumplieron con los estándares mínimos para ser consideradas como “dieta equilibrada”.

Personalizada en función de tus necesidades. Puedes hacer ajustes a un régimen alimenticio, sin seguir al pie de la letra las reglas impuestas. Recuerda respetar tu bio-individual. Es muy importante que escuches tu cuerpo. Por ejemplo, puedes seguir una alimentación vegetariana un día por semana o una comida al día e ir introduciendo más vegetales y frutas de temporada en tu alimentación. O puede ser que quieras disminuir tu ingesta de carbohidratos por un par de semanas para equilibrar tus niveles de insulina en sangre, y después consumirlos de fuentes que te aporten nutrientes esenciales.

Fuentes

https://draxe.com/best-diet-plans-to-lose-weight/

https://draxe.com/low-fat-diet-risks/

https://draxe.com/truth-about-the-controversial-ketogenic-diet/

https://www.vitonica.com/dietas/las-ventajas-y-desventajas-de-la-dieta-cetogenica-para-adelgazar

NOTA LEGAL

Aún y cuando me encanta ofrecerte esta información, vivimos en una sociedad litigiosa donde es necesario agregar esta nota legal:

Todo el material presentado aquí está pensado en usarse en propósitos educacionales solamente. Las menciones hechas acerca de productos, suplementos o tratamientos no han sido evaluadas por la Administración de drogas y alimentos (FDA). La información presentada aquí no pretende ser usada como tratamiento, cura o prevención de cualquier condición o enfermedad. Por favor, consulta con tu propio doctor antes de hacer cualquier cambio en tu dieta, rutina de ejercicios o estilo de vida. 

© 2017 Integrative Nutrition,Inc. | Reprinted with permission


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

TÚ PUEDES CAMBIAR TU MUNDO

Agenda tu consulta inicia gratuita.

¡AGENDA AQUÍ!