Logo
Thursday, August 4th, 2016

Da pequeños pasos que si puedas lograr

Ale Cortés

Imagínate éste escenario: Te planteas una meta, sientes entusiasmo por lograrla y poco tiempo después te bloqueas, no ves avances, estás paralizado. Muchas veces ni siquiera empiezas por lo desafiante que se puede ver el reto.

Quiero decirte que, no estás solo y no eres el único al que le sucede.

Pero ¿por qué nos bloqueamos, no podemos avanzar y perseguir esa meta? Hay dos factores principales:

1. No tener un sistema simple o una estrategia eficaz la cual seguir.

2. Miedo al fracaso, miedo a la crítica, incluso a los logros.

Esto es un gran problema porque cada vez que no conseguimos avanzar, se ve mermada nuestra autoconfianza, sentimos que fallamos, que somos indisciplinados o perezosos. Y ya sea con metas de salud, de adquisición de habilidades, metas financieras o de desarrollo personal, hay una solución sencilla y eficaz para ver tus avances desde una perspectiva diferente.

¡Da pequeños pasos, pasos de bebé! Esto quiere decir: Establece metas pequeñas, razonables y alcanzables un día a la vez. Como decía Martin Luther King, “…, no tienes que ver toda la escalera, basta con que subas el primer peldaño.”, y yo te propongo: ¡Sube sólo un peldaño al día!

En nuestra sociedad actual, la gratificación inmediata está cada vez más arraigada. La idea de éxitos logrados de la noche a la mañana nos hace perder la perspectiva real. Nuestra impaciencia por resultados instantáneos nos sabotea, nos causa frustración y finalmente nos conduce al fracaso. Tratamos de cambiar demasiado de una sola vez.

La realidad es que el éxito es la suma de un sinnúmero de pequeños esfuerzos consistentes, constantes, con efectos acumulativos que llevan finalmente a lograr la meta. Volviendo a la metáfora de dar pasos de bebé, no debemos olvidarnos de dominar esa transición entre gatear y caminar, tan importante en el proceso.

Sé que puede ser desalentador abordar una gran meta con todas sus fases involucradas, ya sea perder peso, construir o fortalecer una relación personal, adoptar un hábito o abrir un negocio, pero quiero que intentes lo siguiente:

Facilítate el tener pequeños logros diarios, sí, ¡provócalos todos los días! Has un plan para alcanzar esa meta abrumadora e intimidante, divide el plan en tareas y finalmente en actividades diarias.  Si quieres saber cómo fijarte metas, te recomiendo este artículo. Teniendo logros pequeños, percibirás mejor tu progreso ya que será más tangible y te sentirás mucho más motivado.

Entonces: en gran medida, tú controlas tu satisfacción y tu motivación.

¿Cómo? Estableciendo metas realistas y alcanzables, ¡creando con ello un proceso intencional para buscar, lograr y celebrar tu progreso incremental!

Esa es la razón para que a partir de hoy replantees esos grandes objetivos que te propusiste quizás a principios de año, demasiado abstractos, no medibles y difíciles de alcanzar; y pases a centrarte en lograr pequeñas victorias todos los días.

Y para replantear tus metas, te recomiendo:

1. Fíjate una meta, clara, medible y alcanzable.

2. Divide esa gran meta en tareas y pasos específicos. Recuerda: tareas específicas, manejables sistemáticamente.

3. Documenta tus pequeñas victorias y progresos por más pequeños que parezcan. Nada mejor para esto que llevar un diario de gratitud. La gratitud es poderosa, puedes leer más aquí.

Resumiendo los puntos más importantes en tu estrategia de dar pasos de bebé:

¡Menos es más! Increíblemente se aplica en muchos aspectos de la vida. Cuando se trata de ejecutar, es preferible que hagas poco diariamente que muchos pasos una vez por semana.

¡La consistencia es la reina! Lo importante es que realices consistentemente esa acción que te acercará cada día más a tu meta. Verás que terminará volviéndose un hábito. Lento y constante, así logró vencer la tortuga a la liebre.

– Si el paso de bebé aún te resulta abrumador, difícil, emocionalmente incómodo, aunque sea un poco, quiere decir que no lo has dividido lo suficiente. Replantéalo de nuevo hasta que la actividad te resulte realmente fácil como para dejar de ejecutarla diariamente. Debe sentirse como algo trivial, sencillo, nada del otro mundo.

Los pasos de bebé no siempre implican acción. Un paso de bebé puede ser el momento de la planificación, la investigación, visualización, etc.

La dirección es más potente que la velocidad. No es un sprint de 100 metros, ¡es un maratón!

– Lleva el enfoque en el progreso, no en la perfección. Cometer errores es de lo más normal, recuerda que eres un ser humano, sé amable y comprensivo contigo mismo.

– Cuando empieces a ver resultados gracias al efecto acumulativo de tus pasos de bebé, tu entusiasmo se disparará y tu ritmo también, es decir, irás evolucionando de manera natural a un ritmo más rápido.

Dar pasos de bebé será una estrategia útil en muchas áreas de tu vida y es aplicable prácticamente a cualquier objetivo que te propongas. Te ayuda a evitar el estrés y la lucha contigo mismo por forzarte a hacer algo con lo que no te sientes cómodo, es una manera de respetar tu ser, además resulta altamente eficaz.

Así que trabaja en tu tarea diaria, celebra tu progreso y gana motivación, porque ¡cada día estás más cerca de lograr tu gran meta!


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

TÚ PUEDES CAMBIAR TU MUNDO

Agenda tu consulta inicia gratuita.

¡AGENDA AQUÍ!